Brasil desarrolla una vacuna contra el coronavirus con método diferente al utilizado hasta ahora por la industria farmacéutica

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar informacion con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Ver por categoría:
Enviar a un amigo | Imprimir en PDF
 
20 Mar. 2020
Brasil desarrolla una vacuna contra el coronavirus con método diferente al utilizado hasta ahora por la industria farmacéutica

Científicos brasileños, del laboratorio de Inmunología del Instituto del Corazón (Incor) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sao Paulo (USP), desarrollan una vacuna contra el coronavirus con un método diferente al utilizado hasta ahora por la industria farmacéutica y grupos de investigadores de otros países, que esperan que sea testada en animales en los próximos meses.

Es el gran reto actual de la comunidad científica internacional y Brasil, como potencia de Latinoamérica, se ha sumado a la carrera por descubrir una respuesta inmune eficaz contra el virus con un abordaje diferente.

Mientras, los brasileños continúan escépticos sobre el alcance de esta pandemia global en el país, donde hay unos 300 casos confirmados y al menos una muerte por COVID-19.


El científico brasileño Gustavo Cabral, responsable del proyecto para desarrollar una vacuna contra el coronavirus en el laboratorio de Inmunología del Instituto del Corazón (Incor) de la Universidad de Sao Paulo (USP).

"La concentración es absoluta. Una decena de científicos brasileños de diversas áreas investiga desde hace un mes una vacuna a través de partículas artificiales semejantes al coronavirus", según explica a Efe, el doctor Jorge Kalil, director del laboratorio y coordinador del proyecto.

Hasta ahora, la mayoría de los experimentos desarrollados en países como Alemania y Estados Unidos están centrados en vacunas creadas a partir del material genético del patógeno, más concretamente, de la inserción en la vacuna de moléculas sintéticas de ácido ribonucleico (RNA) mensajero.

"Creemos que esa manera, a pesar de ser segura, no induce una respuesta inmunológica muy fuerte y generalmente, cuando testamos esa vacuna de RNA en seres humanos da una respuesta débil", explica el Dr. Kalil.

La premisa entonces es "no utilizar material genético", debido a la poca información existente sobre el coronavirus, y desarrollar estructuras similares a él, afirma el doctor Gustavo Cabral, responsable del proyecto. "No conocemos tanto al virus y las informaciones que tenemos son insuficientes para proyectar una vacuna que utilice material genético", expresa.

Esas estructuras multiproteicas son las denominadas VLPs, siglas en inglés de "virus como partículas", creadas en el laboratorio por medio de técnicas de biología molecular y fácilmente reconocibles por las células del sistema inmunológico.

"La vacuna que nosotros proponemos parece la corteza de un virus, tiene la parte externa de un virus, pero no tiene ácido nucleico dentro, que es lo que le permite multiplicarse", indica Kalil. "Y podemos hacer que en la superficie de esa partícula haya pedazos de proteína del coronavirus para que el sistema inmunológico lo perciba como si fuera el virus, dé una respuesta fuerte y sea capaz de producir anticuerpos contra esa parte del coronavirus que queremos atacar".

Un denominador común que se repite en varias de las investigaciones contra el nuevo coronavirus es la forma de desactivarlo, algo en lo que ya se venía trabajando desde los brotes de SARS-CoV en 2002 y MERS-CoV en 2012.

La clave parece estar en las puntas características de los coronavirus, que tienen una forma esférica de la que sobresalen una especie de "florecitas", que en realidad son unas proteínas, como explica Kalil.

"La idea es desarrollar una respuesta inmune contra esa parte específica", pues es la que "facilita que el coronavirus entre en la célula", apunta Cabral, quien estudió los últimos cinco años en Europa para desarrollar vacunas contra el zika, y volvió a Brasil en febrero para crear una contra un estreptococo y el chikunguña, pero la irrupción del coronavirus le obligó a cambiar el foco.

La misión ahora es generar algún tipo de anticuerpo contra esas espigas del coronavirus que le impida entrar e infectar a las células del organismo.


Antiinfecciosos