Porque los más pequeños también necesitan la protección de la Vitamina C, llega Redoxon Gotas

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar informacion con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Ver por categoría:
Enviar a un amigo | Imprimir en PDF
 
15 Nov. 2019
Porque los más pequeños también necesitan la protección de la Vitamina C, llega Redoxon Gotas

La vitamina C (ácido ascórbico) tiene un rol fundamental para el crecimiento y reparación de tejidos en todas las partes del cuerpo, al tiempo que ayuda a absorber el  hierro, cuya deficiencia causa anemia.

La anemia y la deficiencia de micronutrimentos han sido denominados 'hambre oculta', dado que sus manifestaciones, especialmente en los casos leves y moderados no son evidentes a simple vista, lo que contribuye a convertir en 'invisibles' estas deficiencias.

Cuando hay una deficiencia o requerimiento extra de vitamina C por alguna cuestión específica de salud se recomienda administrar un suplemento como Redoxon Gotas, que permita al pequeño contar con los niveles óptimos del mismo.

Al ser una presentación líquida sabor caramelo, Redoxon Gotas es una opción fácil de administrar a los niños más pequeños.

Durante los primeros 1000 días de vida una adecuada nutrición es uno de los pilares primordiales para el crecimiento y desarrollo sano del ser humano. Por eso, los papás deben prestar especial atención para que sus bebés reciban los nutrientes suficientes durante esta etapa. La vitamina C (ácido ascórbico), por ejemplo, es necesaria para el crecimiento y desarrollo sano, pues tiene un rol fundamental para el crecimiento y reparación de tejidos en todas las partes del cuerpo, al tiempo que ayuda a absorber el  hierro, cuya deficiencia causa anemia e impacta de forma negativa en el crecimiento y neurodesarrollo", afirmó la doctora Monserrat Díaz Zafe, Pediatra experta en Nutrigenómica y Nutrición Pediátrica por el Instituto de Nutrigenómica de España y la Universidad de Boston.

Además, diversos estudios demuestran que la vitamina C contribuye al buen funcionamiento del sistema inmune, protegiendo al cuerpo contra enfermedades, y ayudando a su recuperación, como sucede con el refriado común;  que es uno de los padecimientos más frecuentes en niños menores de cinco años y su incidencia aumenta cuando ingresan a guarderías o programas de educación preescolar”, indicó la pediatra.

La leche materna suele cubrir las necesidades de ácido ascórbido al igual que otras vitaminas y minerales durante los primeros meses de vida; sin embargo, en ocasiones se presentan circunstancias que impiden al bebé obtener este beneficio, por ejemplo, cuando la mujer no lleva una dieta adecuada o tiene algún trastorno relacionado con la alimentación como anemia o anorexia”, detalló la experta.

Entre los 4½  y los 6 meses  el bebé inicará la introducción de nuevos alimentos y poco se progresarán las texturas a medida que desarrolle el correcto proceso de masticación hasta integrar alimentos sólidos a su dieta. Entonces, los pequeños de 7 a 12 meses necesitan 50 mg/día de vitamina C, y de 1 a 3 años, 15 mg/día. Y si bien diversas frutas y vegetales ofrecen un apote óptimo de vitamina C –por ejemplo, naranjas, toronjas, kiwi, sandía, mango, brócoli, coles de Bruselas, coliflor y pimientos –, sin embargo las cantidades de ácido ascórbido en la dieta diaria de estos pequeños suelen ser insuficientes para cubrir los requerimientos diarios recomendados.

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2016 revela que casi 1.5 millones de niños menores de 5 años presentan desnutrición crónica, entre otras deficiencias en la alimentación. La anemia y la deficiencia de micronutrimentos han sido denominados 'hambre oculta', dado que sus manifestaciones, especialmente en los casos leves y moderados (los más comunes en México), no son evidentes a simple vista, lo que contribuye a convertir en 'invisibles' estas deficiencias. “En estos casos, y cuando hay un requerimiento extra de vitamina C por alguna cuestión específica de salud, es recomendable administrar un suplemento que permita al pequeño contar con los niveles óptimos del mismo. El nuevo Redoxon Gotas es una buena opción para lograrlo, ya que en esta presentación es de fácil administración. Además, su sabor caramelo favorece su administración”, enfatizó el Dr. Mundo.

El sabor y la presentación podría parecer un asunto vanal, pero cuando los niños son muy pequeños, lo ideal es administrarles los tratamientos de manera que no lo escupan parcial o totalmente, ya sea por un mal sabor o una presentación que les resulte difícil de tragar, pues si esto pasa compromete la cantidad de medicamento administrada y, por tanto, los resultados del mismo.

A partir de los 6 años los niños empiezan a aprender a tragar pastillas, antes, esto es prácticamente imposible. Asimismo, a diferencia de los niños mayores, los niños a tan corta edad no pueden entender que un medicamento es vital para su salud; simplemente, si tiene un mal sabor, lo rrechazan escupiéndolo. Por eso, cuando se trata de medicinas para los más pequeños, un buen sabor está ligado a la administración adecuada y, por tanto, a la eficacia. Así, Redoxon Gotas se convierte en un aliado muy importante para que los padres cuiden  la salud de sus hijos, ayudándoles a promover el adecuado funcionamiento del sistema inmune para la prevención y tratamiento de la gripe y el resfriado común, así como a cuidar su piel y huesos”, concluyó el Dr. Mundo.


http://www.bayer.com.mx

Digestivo y Metabolismo