Los desafíos de Argentina para enfrentar la creciente epidemia de cáncer

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar informacion con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Ver por categoría:
Enviar a un amigo | Imprimir en PDF
 
09 Oct. 2019
Los desafíos de Argentina para enfrentar la creciente epidemia de cáncer

Las enfermedades oncológicas aumentan en el país y en la región, y en la actualidad representan la segunda causa de muerte en la población local.

El Índice de Preparación para el Abordaje del Cáncer (ICP) de América Latina analizó 45 indicadores que permiten saber si los sistemas de salud están listos para adaptarse a esta nueva realidad.

Aunque se han producido notables avances en los últimos años, existen áreas de mejora en el dominio de 'Sistemas de salud y Gobernanza', en especial en las áreas de Infraestructura y Acción Intersectorial y Gobernanza, teniendo en cuenta que el abordaje del cáncer requiere de la acción integral de distintos sectores articulados a nivel intergubernamental.

Argentina ya comenzó a prepararse para enfrentar el crecimiento del cáncer, pero aún queda mucho por hacer , según los hallazgos de un estudio en 12 países de la región realizado por la Unidad de Inteligencia de The Economist (EIU, por sus siglas en inglés) con el apoyo de Roche América Latina.

Las enfermedades oncológicas son la segunda causa de muerte en Argentina; para 2030 se estima que los casos aumentarán casi 24% y que crecerán 26% los fallecimientos por esta razón. Tras un exhaustivo análisis de 45 variables involucradas en el control del cáncer, los investigadores concluyeron que están dados los primeros pasos para mejorar la prevención, el diagnóstico precoz y el tratamiento del cáncer, pero persisten desafíos que deben abordarse lo antes posible.

En el Índice de Preparación para el Abordaje del Cáncer (ICP, por sus siglas en inglés) de América Latina, realizado además en Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay, el país se ubicó en quinto lugar a nivel general de respuesta, pero en décimo lugar en lo que respecta a 'Sistemas de salud y Gobernanza', lo que indica la importancia de fortalecer la Infraestructura y la Acción intersectorial y gobernanza. Julia Ismael, directora del Instituto Nacional del Cáncer (INC), señaló que la falta de "colaboración intersectorial entre los subsistemas público, privado y de seguridad social es un gran obstáculo. Una mayor articulación será la clave de la sostenibilidad del sistema".

Los resultados se presentaron en el marco del evento War On Cancer LATAM 2019, organizado por The Economist Group. Como áreas en común para mejorar el control del cáncer en América Latina, el informe destacó que aunque los Planes Nacionales de Control del Cáncer (PNCC) están evolucionando en la región, es preciso sostenerlos con recursos financieros que aseguren su implementación. En el caso de Argentina, fue el último de los países analizados en sumarse con un PNCC, que fue presentado en septiembre de 2019 . Según la Dra. Ismael, "tener un plan significó un esfuerzo de casi cinco años. Debido a la fragmentación del sistema, fue necesario lograr articulación y consenso".

La investigación mostró que existen enormes disparidades en la región, tanto entre como dentro de los países, con marcados contrastes entre las zonas rurales y urbanas, y ricas y pobres, así como según los subsistemas de atención sanitaria (público, privado, etc.).

"Este reporte destaca, entre otros temas fundamentales, cómo la participación de distintos sectores, incluyendo a los pacientes, la ciudadanía, el sector privado y los especialistas, puede mejorar las políticas de control del cáncer", declaró Rolf Hoenger, Area Head, Roche Pharma Latin America, concluyendo que “desde Roche somos conscientes de la importancia de sumar esfuerzos y siempre alentamos la colaboración entre los distintos actores de la salud, ya que la problemática del cáncer no puede resolverse unilateralmente".

Los programas de prevención, desde medidas contra el tabaquismo y planes de vacunación hasta promoción de hábitos saludables, requieren financiamiento sostenido y monitoreo de resultados. Otra área vital es la de registros del cáncer, que resultaron ser el mejor indicador de políticas y planificación adecuada para el control de la enfermedad: en los países con mejores registros, se observaron mejores resultados; garantizar fondos para su puesta en marcha y funcionamiento es el primer paso para la formulación de políticas públicas acordes a la realidad epidemiológica del país.

El reporte, que se nutrió de entrevistas a especialistas y de un exhaustivo análisis de evidencia científica, también enfatiza que, si bien está creciendo la inversión en salud en la región, no es suficiente. Es preciso priorizar a las poblaciones más vulnerables y utilizar la innovación tecnológica para sortear obstáculos como los que plantean las grandes distancias geográficas, la falta de especialistas en zonas no urbanas y las diferencias culturales.

Los tres dominios analizados fueron:

Políticas y planificación: Medidas que están principalmente en manos de quienes formulan políticas públicas (planes nacionales de control del cáncer; registros de cáncer de base poblacional; investigación oncológica; control del tabaco; estilo de vida y dieta)

Servicios de salud: Actividades para la atención oncológica dentro de los sistemas de salud (vacunación, monitoreo, disponibilidad de servicios de atención; guías de atención clínica; atención centrada en el paciente).

Sistemas de salud y Gobernanza: Medidas de gestión de las políticas de salud que impactan en la atención del cáncer, ya que la problemática no puede abordarse sólo enfocándose en lo oncológico (voluntad política, infraestructura, acción intersectorial).

Estos dominios incluyen desde la existencia de políticas que alientan la actividad física hasta la disponibilidad de cuidados paliativos en el sector público de atención, incluyendo trabajadores de la salud, índice de corrupción y otros indicadores que la literatura recomienda como válidos para evaluar las políticas de control del cáncer.


http://www.roche.com.mx

Cáncer