Entrevista a Erik Lommerde, vicepresidente de Novo Nordisk para España y Portugal

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar informacion con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Enero 2014
Entrevista a Erik Lommerde, vicepresidente de Novo Nordisk para España y Portugal
Por
Marcos Domínguez / Imagen: Miguel Ángel Escobar / Redacción Médica

Lleva cerca de un año como vicepresidente de Novo Nordisk para España y Portugal, además de director general de la compañía en España. Erik Lommerde viene de desempeñar similares funciones en los Países Bajos, de donde es natural, pero también ha trabajado en mercados grandes como el británico. Su visión encaja con la de una compañía como la danesa, donde el compromiso contra la diabetes está por encima de todo, asegurando que la confianza de las administraciones y los pacientes viene de ese compromiso y no de mayores o menores precios.


Principales retos para Novo Nordisk en España

- Los principales retos que tenemos en este momento son proporcionar nuevos productos al mercado para aquellas personas que los necesiten y encontrar la forma de que se puedan pagar. Este es el principal objetivo a corto plazo. A largo plazo, el reto que afrontamos en España es que el número de personas con diabetes está creciendo rápidamente y tenemos que intentar pararlo o, al menos, encontrar una forma de asociación con los diferentes actores como gobiernos, organizaciones, médicos… para controlarla de la forma más efectiva porque, si no hacemos nada ahora, tendremos un gran problema en los próximos diez o veinte años.

¿Cómo se ve la Sanidad española desde Europa?

- La calidad de los médicos y la calidad de la atención están percibidas como de las más altas de Europa y creo que, debido de nuevo a la crisis, hemos visto mucho énfasis en la parte financiera. Muchas compañías, hospitales… en España tienen problemas para pagar sus facturas a tiempo, comparado con lo que vemos en otros países, por lo que se requieren algunos ajustes por parte de las empresas para entender la situación. Pero, en general, la percepción es que todo el mundo está luchando para hacer lo mejor para los pacientes.

¿Hay mucha diferencia entre un mercado pequeño como el holandés y uno grande como el español?

- En los países pequeños hemos visto que todo está muy concentrado, lo que hace que la comunicación y la distribución a pacientes sea mucho más fácil. En España nos enfrentamos al problema de que hay diferentes comunidades autónomas, que tienen sus propias ideas sobre cómo optimizar la atención, lo que requiere más flexibilidad por parte de nuestra organización de lo que estamos acostumbrados a ofrecer, una mejor comprensión de los diferentes hábitos culturales que observas en las distintas regiones. En cierto modo, puedes ver a España como 17 sistemas diferentes, lo que lo convierte en un país mucho más interesante pero también mucho más complejo, y pone unos altos requisitos en nuestra organización para ofrecer el mismo nivel de calidad que ofrecemos en los Países Bajos.

Dentro de estos 17 sistemas diferentes, ¿hay diferencias a la hora de introducir innovaciones en el mercado?

- Hemos tratado de alinear los sistemas tanto como sea posible para tener un acercamiento nacional apoyado en las diferentes comunidades autónomas. Pero estamos viendo que, con los diferentes productos que tenemos en el mercado, hay regiones que ponen restricciones adicionales a las del gobierno, lo que permite a unas regiones tener una atención óptima, mientras que en otras no. La realidad es que en algunas regiones tendrás mejor financiación de que en otras.

¿Cómo están afectando esas diferencias a los productos? ¿Han pensado en desinversiones?

- Tenemos que ser responsables de mejorar la atención de los pacientes con diabetes, en general. Queremos que todos nuestros productos estén disponibles para cada persona con diabetes en España que los necesite. Intentamos contratar a la gente correcta, con las habilidades correctas, con el conocimiento correcto, el conocimiento local requerido para ser un socio verdaderamente bueno en todas las regiones, y encontrar las soluciones óptimas para los pacientes allí. De todas formas, sabemos que, si en ciertos momentos no hacemos progresos, tendremos que poner nuestros recursos en sitios donde puedan tener un mayor valor. Eso quiere decir que las comunidades autónomas que trabajan más de cerca con nosotros no son necesariamente las que hagan nuestras vidas más fáciles, porque eso no es lo más importante. Pero aquellas que se asocian de verdad con nosotros son probablemente en las que queremos invertir más dinero porque podemos dar una mayor diferencia a los pacientes.

El hecho de que sea una enfermedad tan prevalente, ¿hace de la diabetes un mercado seguro?

- Desde el punto de vista financiero, sí, pero creo que lo que hay detrás es mucho más aterrador. Si tienes más del 50 por ciento de la gente en España con obesidad, el mayor número en Europa, y si sabes que la obesidad es uno de los mayores causantes de la diabetes tipo 2, eso significa que esta gente necesita una educación correcta, necesitan entender que deben hacer ejercicio, seguir una dieta concreta; así que no estamos hablando de productos todavía sino de mejorar su estilo de vida, y ahí podemos marcar una gran diferencia. Si no inviertes en esto, la demanda de medicación se incrementará muy rápido. Está ya incrementándose muy rápido, por lo que desde un punto de vista financiero la diabetes es un negocio verdaderamente interesante, pero desde mi punto de vista es un tsunami de problemas, de reducción de la calidad de vida, y un incremento enorme de los gastos. Si miras el coste de la diabetes, tres cuartos vienen de complicaciones posteriores, así que no invertir temprano o antes de la enfermedad resultará en un alto incremento en los próximos diez a veinte años, y esa es mi principal preocupación ahora mismo.

La investigación sobre diabetes está viviendo un buen momento, pero no hace mucho había una escasez de innovaciones. ¿Pensó Novo Nordisk en un cambio de estrategia desde la diabetes a otras enfermedades?

- Tuvimos varias reuniones hace diez, quince años. Nuestra estrategia es muy clara: somos una compañía para la diabetes, y lo hemos sido desde hace noventa años, desde que la insulina fue inventada y fue llevada a Europa; ese es el año en que Novo Nordisk empezó. Nuestra fuerza consiste en que tenemos expertos, estamos comprometidos, así que si alguien tiene productos de Novo Nordisk los tiene de una compañía que está comprometida para el resto de su vida. Es también una debilidad, porque si la diabetes se cura, nuestra meta final, hay que estar preparado, en el futuro próximo, para otras alternativas. Novo Nordisk invierte entre el 10 y el 15 por ciento de nuestro negocio en enfermedades que no son la diabetes. El 85 por ciento de lo que hacemos es diabetes. Por supuesto, estamos mirando alternativas de áreas donde podemos usar nuestro conocimiento, nuestra tecnología.

En campos como el inflamatorio estamos dando nuestros primeros pasos, no prevemos sacar algún producto en el futuro cercano pero los estamos dando. También estamos presentes en hemofilia, tenemos algunos productos, uno de ellos en España, tenemos terapia hormonal de sustitución, no es un gran mercado pero tenemos disponibles productos para mujeres que lo necesiten, somos líderes en este mercado. No estamos diversificados, estamos centrados en la diabetes, pero también estamos comprometidos con el resto de enfermedades en las que podamos marcar la diferencia para los pacientes.

Hace no mucho dijo que Novo Nordisk cree que la diabetes será curada en unos quince años. ¿Qué le hace ver esto en el futuro próximo?

- El hecho de que vea esta meta es la razón por la que trabajo aquí, porque creo firmemente en que si tratas de curar la enfermedad con la que estás haciendo dinero, estás verdaderamente comprometido. Es la única manera de encontrar innovaciones que te acerquen a la solución final. Nuestro consejero delegado, con el conocimiento que teníamos hace quince años, dijo esta frase. Es interesante ver que, después de quince años en los que hemos hecho muchos progresos, con un mayor conocimiento acerca de la educación, del impacto psicosocial en los pacientes, de mejores productos, mejores plumas, agujas más pequeñas… Tenemos que admitir que estamos a quince años, al menos, de alcanzar la curación. Mientras tanto, nos centramos en los pasos que nos acercan a la misma, así que, por ejemplo, nos centramos en encontrar una manera de usar insulina sin tener que inyectarla, lo que es un proceso científico muy difícil, pero ayuda a hacer más fácil la vida de la gente que necesita insulina.

La gente que usa GLP1, si podemos asegurarnos de que utilicen una tableta en lugar de la inyección en diez-quince años, sería una gran mejora de la calidad de vida de la gente con diabetes. Así que creo que tratar de dirigirse a una meta es crucial para la cultura de la compañía. Pero son quince años como mínimo, así que es algo que todavía durará un tiempo. También hablamos de tipo 1, que es el 10 por ciento de la gente con diabetes. El tipo 2, con el aumento de la obesidad, es algo mucho más difícil de curar porque está más relacionado con el estilo de vida, así que tenemos que tratar de solucionarlo en una etapa temprana haciendo que la gente haga más ejercicio, coma mejor, etc.

¿Qué haría Novo Nordisk después de curar la diabetes?

- Es divertido porque cuando hablamos de este tema en las reuniones de la compañía siempre hay algunas risas: no tendríamos trabajo. Pero, lo primero de todo, hay muchas más enfermedades en el mundo que se pueden beneficiar del conocimiento de Novo Nordisk en proteínas, somos muy buenos con la tecnología de fabricarlas: la insulina es una proteína y hay muchas otras que podemos producir. El 15 por ciento de nuestro dinero y recursos que no está centrado en la diabetes establecería un punto de partida para lo que necesitaríamos. Si nos volviéramos demasiado grandes, la compañía tendría que tomar diferentes opciones porque, lo primero, estamos comprometidos con la diabetes; si se cura, todo nuestro conocimiento se movería a otros campos, pero ese es el segundo paso: el primero es curar la diabetes.

Novo Nordisk está dirigida por una Fundación. ¿Esto le permite centrarse en la diabetes en lugar de diversificar el negocio?

- La Fundación establece claramente que el objetivo es curar la diabetes. Por supuesto, Novo Nordisk es una compañía, y tenemos que ganar dinero para poder invertirlo en innovación, invertirlo en nuestros empleados, educar a la gente con diabetes… Tenemos que satisfacer a nuestros inversores, pero la Fundación también nos ordena dar parte de nuestro beneficio a la Fundación Mundial de la Diabetes, que usa el dinero en mejorar la atención en al menos 100 países en el mundo que no tienen cuyo acceso es menor que el que tenemos en España. La Fundación nos da espacio para maniobrar en el sentido de tomar responsabilidad de toda la enfermedad y no solo vender productos y hacer beneficio. Eso me da mucha libertad para hacer lo que creo mejor y no solo lo que creo mejor para el bolsillo.

Usted anunció hace un mes que Novo Nordisk está pensando implantar un hospital especializado en diabetes en España. ¿Por qué en España y cuáles serían sus características? ¿Está relacionado con el incremento en ensayos clínicos en nuestro país que la compañía ha anunciado para 2014?

- No está necesariamente relacionado pero sí podría estarlo. La razón por la que queremos hacer esto es porque, si pensamos que queremos curar la enfermedad, tenemos que trabajar conjuntamente con los diferentes actores. Estos actores, en España, son el gobierno central, los gobiernos regionales, los hospitales, médicos, farmacéuticos… Y son completamente independientes unos de otros. Con un hospital de diabetes pensamos que de esta forma se puede ser más coste-eficiente, y que nos dará un lugar como actor en la atención a diabetes, en vez de ser solo un proveedor. En Novo Nordisk hemos comprobado, con el hospital de Steno (Dinamarca), que si nos estamos convirtiendo en un socio en la comunicación a pacientes podemos ayudar a reducir la demanda por medicación, podemos ayudar a mejorar la calidad de vida de la gente sin tener este impulso comercial.

Somos la única compañía en la posición de hacerlo, porque podemos hacerlo desde nuestra Fundación. España es probablemente el país que más lo necesita por el problema de tener el 50 por ciento de personas obesas. Si no podemos llevar innovación al mercado, el coste será enorme. Puedes ofrecer atención, monitorizar el impacto y justificar las innovaciones. Llevar innovaciones al mercado español ahora es muy difícil que sea aceptado por el gobierno, porque no quiere pagar más dinero. Por eso estamos intentando el hospital como solución, para poder ser realmente un socio.

¿Están en conversaciones con diferentes administraciones, hay ya un lugar o una fecha…?

- Estamos hablando con algunas regiones a nivel gubernamental, además de a nivel de hospitales y especialistas. No voy a poner la mano en el fuego pero creo que tendremos algo a finales de 2014 o la primera mitad de 2015. No depende solo de nosotros, todos los actores tienen que estar dispuestos.

¿Hacia dónde va el pipeline de Novo Nordisk? Actualmente, están apareciendo nuevas líneas para el tratamiento de la diabetes.

- Nuestro pipeline, ahora mismo, está centrado en dos productos como punto inicial: Victoza, que es un GLP1, que ayuda a la gente a controlar el peso casi sin riesgo de hipoglucemia, uno de los principales problemas que afrontan los enfermos de diabetes. Ese es uno de los productos y está comercializado en España; también tenemos una nueva insulina que funciona durante más de 24 horas, te la puedes inyectar una vez al día cuando quieras, por lo que tiene más flexibilidad. Este producto, Tresiba, está comercializado en varios países europeos, y estamos en conversación con la Administración para introducirlo en España.

Estos dos productos son nuestro punto de partida: dos insulinas que podemos juntar con otras insulinas de acción rápida para tener diferentes combinaciones. Pero lo más interesante es combinar los dos productos, y con la tecnología de producción que tenemos, estamos capacitados para hacerlo, así que este producto resultante será enviado a revisión en el próximo par de años. Combina la fiabilidad de ambos con menos efectos secundarios. Por esa razón, para nosotros es clave introducirlos en el mercado español, porque si no tenemos estos dos pilares, los desarrollos futuros en estas direcciones serán difíciles de traer.

El segundo punto en que nos centramos es la obesidad, estamos mirando si podemos llevar un producto al mercado en uno o dos años para reducir el peso. Probablemente será vendido de forma diferente a como lo solemos hacer, ya que los productos para la obesidad no están por lo común financiados. España no será el primer país en que se lanzará por la sencilla razón de que los gobiernos tienen en sus mentes ahora mismo problemas más grandes que discutir con nosotros. Será la segunda oleada de países en los que este producto entrará en el mercado. Tomará dos o tres años probablemente, aunque si podemos tenerlo más temprano lo haremos, porque es un producto que pueda beneficiar especialmente a países como España, donde hay mucha gente con sobrepeso. Estas son dos claves y, en una línea más larga, intentaremos pasar de las inyecciones a las tabletas. Si conseguimos alcanzar esta meta en doce años, será un gran progreso para la gente con diabetes.

¿Van a afectar a Novo Nordisk vencimientos de patente en el corto plazo?

- Empezamos con la insulina en 1923; es la cosa más genérica que puedes imaginar. Y hay compañías que producen insulinas genéricas. Es interesante ver que no tienen una gran entrada en el mercado. La razón es que la gente prefiere confiar en compañías donde saben que la producción es de gran calidad y el producto final es seguro, está probado que sea efectivo, administrado con la pluma y la aguja perfectas… A veces, cuando la gente se dirige hacia los productos genéricos más baratos, los biosimilares, ve que están también asociados a dispositivos que no son los más adecuados, no han vivido el mismo proceso de investigación que los productos que tenemos en el mercado. Creo que el compromiso de esas compañías con la diabetes en general es inexistente, están comprometidos con hacer dinero, esto es lo que ve la gente, y esa es la razón por la que todavía no han tenido una gran entrada en el mercado. Creo que habrá lugar para compañías que vendan genéricos, biosimilares, pero no creo que haya una gran cuota de mercado para ellas, porque creo que la gente se irá con la compañía en que más confían.

Así que no están pensando en un modelo mixto de innovadores por un lado y genéricos por el otro.

- Es una dirección que otras compañías están tomando, desde un punto de vista financiero, pero creo que pierden mucho valor de mercado. Y eso a los inversores no les interesa mucho porque estás haciendo menos dinero con productos más baratos y necesitas pagar por las innovaciones. Así que estas compañías están perdiendo los fondos para la innovación y, al final, los laboratorios no pueden invertir en innovaciones si no invierten el 20 por ciento o más de sus ingresos en ellas. La compañía que lo hace, dividir el negocio, no sabe lo que está haciendo. Es como no querer elegir y hacer las dos cosas. Nosotros optamos por una mejora continua de la calidad de vida de la gente con diabetes. Eso quiere decir invertir en innovación. Pero, al mismo tiempo, significa que necesitamos ser pagados por nuestras innovaciones, por nuestra investigación. Novo Nordisk ha elegido así y nos sentimos cómodos con nuestro compromiso, el mercado financiero también porque siente que estamos realmente comprometidos con un mercado que, por supuesto, está creciendo, así que les gusta esa parte. Creo que es el modelo correcto.

La diabetes está creciendo en los países emergentes. ¿Está prestando más atención Novo Nordisk a estos mercados?

- La respuesta sencilla sería que sí pero, entrando en detalles, el futuro de la compañía estará donde esté la diabetes. La mayor parte del crecimiento está en estos países, pero la mayoría de la gente de ellos no tiene acceso a atención médica. Si queremos hacer más dinero no haremos nada, porque al final esta gente necesitará tratamiento. Pero estar en Novo Nordisk implica estar comprometido, y por eso ya hemos invertido mucho en esto, estamos presentes en 180 países. Estamos usando fondos para la financiar la Fundación Mundial de la Diabetes, independiente de Novo Nordisk, que tiene muchos proyectos en estos países para mejorar el acceso de los pacientes al cuidado. Hemos hecho mucho en los últimos quince años, con viejos productos accesibles a un precio más bajo. Si hay países que todavía no se los pueden permitir se los daremos gratis, como ahora en África, que sabemos que la diabetes crecerá en el futuro, pero también sabemos que está creciendo ahora mismo, y la gente no se lo puede permitir. Nos hemos impuesto objetivos como conseguir que 10.000 niños tengan acceso a tratamiento, y nos encargamos de todo el coste.

Principales retos para la diabetes en 2014.

- Los principales retos vendrán del estilo de vida de las personas. La obesidad crece rápidamente, eso es lo que estamos prediciendo. Hemos ajustado las proyecciones en la Fundación Mundial para la Diabetes, y el número de gente con diabetes crece todo el tiempo. Ese va a ser el problema en 2014 en todo el mundo. Para España, específicamente, el reto para nosotros va a ser asegurarnos de que nuestras innovaciones sean financiadas por el mercado, y también que los españoles se pueden beneficiar del producto gracias a esta financiación. Nuestro reto será ajustar la compañía para que pueda asociarse con el gobierno central y los regionales para traer estas innovaciones. En una perspectiva interna, nuestros empleados tienen que mostrar el compromiso de mejorar el tratamiento de la diabetes en España, y todo el mundo está “respirando” la diabetes, no solo con la idea de vender el producto sino con la de mejorar la calidad de vida de la gente con diabetes.