La Comunicación y la Publicidad en el Sector Salud

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar informacion con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Octubre 2019
La Comunicación y la Publicidad en el Sector Salud
Por
Dra. Amil López Viéitez. Farmacia Viéitez López CB. Vigo. Creadora de la Dieta Coherente.

Nuestro usuario o paciente del 2019 está muy informado y es cada vez más exigente. Demanda que su voz sea tenida en cuenta por las autoridades sanitarias, los profesionales, las marcas y las empresas y se siente empoderado. Comparte su experiencia con la marca o con el profesional sanitario en sus redes sociales y por ello, debe ser tenido muy en cuenta desde el momento del lanzamiento de un producto o servicio y a lo largo del ciclo de vida del mismo.


Un cliente satisfecho puede ser embajador de la marca/profesional o convertirse en su peor pesadilla si no logramos satisfacer sus expectativas y realiza una valoración negativa de nuestro producto o servicio.

Por ello es crucial tener muy en cuenta sus opiniones y valoraciones de nuestro servicio para que influyan de forma positiva en la percepción que tengan futuros clientes o usuarios sobre la calidad de nuestra oferta.

Ante esta tesitura, las autoridades sanitarias, marcas, laboratorios y profesionales sanitarios, se han visto obligados a ofrecer servicios añadidos a su cartera asistencial básica, y casi todos cuentan ya con blog, redes sociales e incluso chat para ser más cercanos a su cliente potencial o buyer persona.

Las herramientas de comunicación social son muchas, y por ello; hemos de seleccionar bien en qué canales queremos participar, teniendo en cuenta criterios como las redes sociales que utiliza nuestro target, la capacidad de mantener nuestros contenidos actualizados y con el rigor científico que demandan los usuarios y nuestra capacidad de respuesta a sus dudas, preguntas o comentarios para dejar siempre un buen sabor de boca.

La máxima de “menos es más”, se cumple, y será mejor trabajar menos herramientas, pero con la profundidad y agilidad que se espera, a tener unas redes sociales inmóviles y que no colmen las expectativas de nuestro paciente/cliente.

Se están dando pasos de gigante en la mejora de la usabilidad de webs/tiendas online para optimizar la experiencia de usuario y en la personalización de los consejos sanitarios y de los productos o servicios sugeridos que han de colmar las expectativas de los usuarios.

La Inteligencia Artificial ha tenido un gran desarrollo en los últimos dos años. En base a los datos que comparte con la marca el usuario, se realiza el perfilado del consumidor para ofrecerle una atención al cliente y productos/servicios diferenciados. A muy corto plazo, dispondremos de asistentes de salud o health coachs que nos aportarán información personalizada sobre qué debemos comer, qué tipo de ejercicio debemos hacer y nos avisarán cuando detecten que hemos dormido menos de lo que debiéramos, estemos más estresados o hayamos bebido menos vasos de agua, por ejemplo.

La integración con wearables como pulseras inteligentes, podómetros, asistentes del móvil, monitores de sueño y sensónica que monitoriza la glucosa en sangre o los lípidos sanguíneos y aportan consejos sanitarios personalizados, es ya una realidad, por lo que la industria farmacéutica y alimentaria y la gran distribución ya están invirtiendo en este tipo de apps que harán la vida más fácil y favorecerán la adquisición de hábitos de vida más saludables.

En paralelo, se están desarrollando apps que incluyen funcionalidades de realidad aumentada asociada a asistentes personales y al refuerzo positivo, para ayudar a combatir el aislamiento social, tratar trastornos psiquiátricos como depresión o ansiedad e incluso trastornos del comportamiento alimentario.

Tanto las autoridades y los profesionales sanitarios como las marcas, debemos estar abiertos a integrar estas nuevas formas de comunicación con nuestros pacientes/usuarios para obtener una mayor eficacia en nuestra labor de prevención y tratamiento de patologías y de favorecer un estilo de vida saludable, una mayor vitalidad y calidad de vida. Todo ello sin perder el enfoque de la Promoción de la Salud, la Educación Sanitaria, la transparencia y la honestidad.