El 76% de las FakeNews sobre salud provienen de redes sociales

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar informacion con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Agosto 2019
El 76% de las FakeNews sobre salud provienen de redes sociales
Por
Doctoralia

4 de cada 5 profesionales de la salud han atendido consultas de pacientes preocupados por información de Internet sin sustento científico o abiertamente falsa (FakeNews).


De acuerdo con el “Primer Estudio sobre Mentiras en Salud” que realizó Doctoralia en colaboración con la iniciativa #SaludSinMentiras, conocida en España como #SaludSinBulos, se reveló que el 76% de las FakeNews sobre salud provienen de publicaciones en redes sociales que no cuentan con una fuente confirmada y confiable.

El Internet ha facilitado la búsqueda de síntomas y enfermedades que, en algunos casos, ayuda a prevenir ciertos padecimientos. Sin embargo, el mayor riesgo de estas consultas es que la información no se filtra de manera adecuada, tampoco se corroboran las fuentes ni se toma en cuenta el contexto de la situación expresada, y aun así, la información se comparte entre contactos a través de redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea. Esta situación ha dado para la viralización masiva de la información sin confirmar su veracidad.

Carlos Matos, director de la iniciativa #SaludSinMentiras, mencionó que “realizar el estudio sobre FakeNews en colaboración con Doctoralia en México brindó la oportunidad de obtener resultados concretos acerca del comportamiento de los usuarios sobre la información de salud que circula en Internet, sobre todo, como sustento a acciones que puedan servir para evitar la difusión de las FakeNews en temas tan importantes como lo es en salud”.

El doctor Frederic Llordachs, cofundador de Doctoralia mencionó que “Internet se ha convertido en los últimos años en el primer canal que consultamos para cualquier cosa. Sin embargo, cuando se trata de informarnos sobre temas de salud, el riesgo incrementa considerablemente ya que muchas veces los pacientes se automedican, poniendo en riesgo su salud y la de sus seres queridos”.

De acuerdo con el estudio, 4 de cada 5 profesionales de la salud atendieron a pacientes que llegaron a consulta preocupados por una información que leyeron en Internet y que al final resultó ser una FakeNews. 

El tema de las búsquedas en Internet es uno de los que más preocupa a los especialistas ya que el 84% de los pacientes acostumbran a buscar en internet información sobre salud, síntomas o soluciones, lo que suscita que lleguen a la consulta médica con ideas preconcebidas.

Llordachs menciona que “muchas personas recurren a remedios caseros o a tratamientos que previamente consultaron en Internet, pero la mayoría de las veces, estas acciones no solo no solucionan el padecimiento, sino que incluso pueden cambiar el pronóstico de lo que en realidad se tiene”.

Atender el tema de FakeNews en salud es de suma importancia por las consecuencias que éstas pueden provocar. “Los pacientes llegan a consulta pensando que tienen cáncer, leucemia, etc. Auto convencidos que saben el padecimiento que tienen porque lo leyeron en internet y, en la mayoría de los casos, imaginan consecuencias o finales fatales” puntualiza el doctor.

De acuerdo con el estudio, 3 de cada 10 mexicanos no validan la información con los especialistas médicos y se quedan con la información que leyeron. Pero, peor aún, es que se sigue difundiendo y viralizando esta información en RRSS.

Dentro de los temas médicos más recurrentes en cuanto rumores o noticias falsas, destacan los tratamientos no avalados por autoridades sanitarias, la alimentación, el cáncer, los efectos secundarios de medicamentos y la toxicidad de compuestos.
Si bien es cierto que la tecnología llegó para facilitar la vida de las personas en muchos aspectos de la vida cotidiana, contar con espacios seguros para contrastar información de salud es de suma importancia para evitar propagar información falsa o de dudosa procedencia.

Entonces, ¿qué podemos hacer ante todo ello?

-  Analizar la información. Si no tiene una fuente o datos concretos de dónde viene, no deberíamos distribuirla.
-  Evitar tomar decisiones de salud derivadas de la información que encontramos en internet que no esté respaldada por una fuente confiable.
- Corroborar que las fuentes sean empresas o instituciones formales y creíbles.
-  Contrastar datos de distintos estudios o distintas fuentes respecto al tema que nos preocupa.
-  Consultar siempre a un médico para atender y prevenir oportunamente cualquier tipo de problemas relacionados con la salud.

“Es crucial asegurarnos que el contenido que consultamos en Internet haya sido validado y aprobado por especialistas en salud en espacios como el que tenemos en “Pregunta al Experto”. Sin embargo, debemos considerar que la búsqueda por internet no sustituirá las visitas médicas: siempre será necesario consultar con un especialista que corrobore la información y que, como profesional, proporcione un diagnóstico oportuno” puntualizó Llordachs.