La comunicación online, la gran oportunidad para recuperar la reputación en el sector Farma

Con el fin de ofrecerte un mejor servicio, PMFARMA utiliza cookies. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas.  Acepto

Ver por categoría:
Enviar a un amigo
Noviembre 2018
La comunicación online, la gran oportunidad para recuperar la reputación en el sector Farma
Por
Carles Fité. Periodista y Content Manager and Cofounder de Marficom, empresa de comunicación y marketing digital.

Vivimos en un mundo en el que el online y el offline conviven plenamente en nuestro día a día. No podemos renunciar a ello ni darle la espalda. Es una obligación que no debemos ver como tal. Sino todo lo contrario.


Tenemos delante nuestro una oportunidad inmejorable de devolver el sector al sitio donde se merece.

¿Eres de los que te despiertas con la alarma de tu teléfono móvil? ¿Cuándo fue la última vez que llevaste a revelar un carrete de fotos? ¿Y que mandaste una carta con un sello por correo? Es evidente que hemos cambiado. Nuestro día a día no tiene nada que ver con el de hace unos años. Poco a poco nos hemos ido digitalizando y convivimos en un mundo online y offline. Llevamos un teléfono inteligente en el bolsillo que nos hace la vida más fácil pero también más complicada.

Y todo nos ha llegado casi sin darnos cuenta. Porque… ¿recuerdas el día exacto en el que dijiste: “ya está, a partir de hoy usaré el móvil como despertador”? ¿O dijiste: “mira, este es el último carrete que llevaré a revelar en toda mi vida”? No, claro que no. Nos hemos ido adaptando y se nos ha ido implantado toda esta transformación digital y no hemos tenido tiempo de parar y decir: un momento ¿qué está pasando?

La tecnología nos ha invadido y ha venido para quedarse. Forma parte de nuestro día a día. Lo hemos asumido, es así y tratamos de adaptarnos a ello. Con más o menos predisposición o resistencia pero es lo que hay. Y si nosotros hemos cambiado de hábitos, nuestra empresa también debe hacerlo. No nos queda más remedio. Porque nuestros clientes sí están cambiando, evolucionando y adaptando. Si ellos cambian, nosotros también deberíamos, ¿no?

Y en todos los ámbitos y sectores se han tenido que adaptar. En los hoteles por ejemplo. Con la aparición de buscadores segmentados por precios, con valoraciones de los usuarios, con la llegada de modelos de negocio como Airbnb… No les ha quedado más remedio que jugar con estas normas. Antes el cliente iba a un hotel, dormía y se largaba, ahora deja comentarios en la web. Deja huella que hay que seguir y mimar. Igual que en los restaurantes.

Otros casos. Compramos algo a través de Amazon que nos llega al día siguiente… o el mismo día. Seguimos todo el recorrido del pedido desde una aplicación. En el sector transporte por ejemplo, los autobuses nos dicen exactamente al minuto en el que estarán en la parada. Los taxis los pedimos desde el móvil. Podemos ligar con la gente que nos cruzamos por la calle a través de una aplicación.

¿Y en Farma? Si todos los sectores han sufrido en mayor o menor medida los cambios, también le toca al sector Farma. Pero es que aquí, la mayoría no solo no se ha adaptado sino que internet además ha ayudado a aumentar la mala fama que ya de por sí tenía. Porque es un sector que tiene mala fama. Y la mejor manera de afrontar un problema es reconociéndolo. Sigue habiendo mucha gente que vive de criticar los laboratorios, difamando leyendas y falsos rumores. Gente mediática que consigue que los medios de comunicación les den altavoz. ¿Por qué? Porque interesa. Porque a la gente le interesa saber de su salud. De cómo combatirla, de cuidarse y de saber si se negocia con ella. Y mientras la mayoría del sector sigue de espaldas al online, ellos difaman que algo queda.

Porque hoy en día si tu no hablas, la gente habla por ti. Si tú no estás en la red, ya lo están ellos. Y la gente igual que busca un tutorial en youtube para hacer unas torrijas también busca que alguien le dé un remedio para quitarse el dolor de cabeza.

Lo buscan en internet porque es donde buscan todo. Piden el taxi, reservan la mesa y ligotean. Pues también buscan algo para que les quite el dolor de cabeza. ¿Y qué pasa? Que las búsquedas de Google no las lidera el sector Farma, porque no apuesta por el online. Y pierdes mercado, credibilidad y sobre todo la oportunidad de enseñar y educar al consumidor.

Pero es que el que busca en internet algo para el dolor de cabeza y luego ve que no le funciona (lógico), termina yendo al médico. Y cuando va a la consulta y le plantea su dolor de cabeza, le discute al médico lo que este le dice porque él ha leído en internet otra cosa. Y le da la misma credibilidad a internet que a un señor o señora que ha hecho años y años de formación. ¡Pero es que internet no le ha fallado! Le ha dado un taxi, le ha reservado una mesa e incluso le ha solucionado una noche con un ligue.

Entiéndase el dolor de cabeza como un ejemplo básico pero que se puede extrapolar a muchas otras dolencias e incluso algunas realmente graves.

Por tanto el sector Farma tiene la obligación de abrirse a internet, al mundo online. Y lo debe hacer por muchos motivos propios de cada empresa pero a la vez por una responsabilidad corporativa. Porque ayudará a mejorar la reputación del sector, a ocupar la plaza que le pertenece y a la vez ayudará también al médico. Porque internet le está disputando la credibilidad al médico.

Pero hay que estar con las normas de internet. No vale crear unas propias y medio adaptar lo que se ha hecho siempre pero versión 2.0, no. Hay que respetar lo básico: cuidar el léxico, buscar la sencillez y ofrecer contenido. Es decir, huyamos de palabras raras y frases retorcidas y complicadas. Los pacientes no son médicos, rebajemos el lenguaje. Pongámoselo fácil, sencillo. Pero profesional. Marcando las diferencias gracias a la experiencia.

¿Cómo podemos mejorar la reputación de marca? Es uno de los objetivos que debemos conseguir y lo podemos hacer gracias a fundamentar nuestras explicaciones con estudios científicos, pruebas médicas, etc. Pero adaptando siempre el lenguaje al lector. Al menos en una primera instancia y si quieren profundizar, que siempre puedan hacerlo.

Y como hemos dicho, también se debe ayudar al médico a mejorar su reputación. Y se puede hacer por ejemplo, promocionando una formación en entorno digital para que gestione mejor su marca personal en el online. O haciendo de altavoz de sus consejos y de su experiencia, patrocinando y facilitando un espacio en internet para ello.

Más allá de los beneficios que internet puede aportar al sector, lo cierto es que son muchas las opciones que también nos ofrece para nuestra empresa o negocio en particular. Aquí os dejamos algunos ejemplos:

- Cuando un visitador médico prepara su lista de visitas, puede monitorizar el rastro del médico a través de internet y de las redes sociales y así buscar la empatía a través de sus gustos. Saber si le gustan los caballos o las motos, de qué equipo de futbol es o incluso si tiene hijos o mascotas. Detalles que pueden ayudar a romper el hielo en la visita y crear un ambiente más propicio.

- Concienciar a nuestros trabajadores que son embajadores de nuestra marca. Y que a través de sus propias redes sociales pueden hacer mucha pedagogía y actuar como embajadores de la misma. Acciones que se pueden realizar a través de una formación interna de la empresa por ejemplo.

- Si nuestro producto lo permite, debemos apostar por la venta online a través de un ecommerce y aumentar nuestro mercado gracias a la globalidad que nos ofrece internet.

- Humanizar nuestra marca y mejorar nuestra reputación a través de las redes sociales. Somos personas hablando con personas. Detrás de cada empresa o producto siempre hay personas. Es muy importante potenciar este aspecto para acercarse más y de forma más natural al cliente.

- Aprovechemos para segmentar. Una de las grandes ventajas que nos ofrece el Big Data, es decir la gran cantidad de datos que se generan en internet, es poder segmentar. Enviar diferentes mensajes a diferente público receptor. En definitiva, si todos somos distintos, ¿por qué intentar llegar a todo el mundo con el mismo mensaje?

Estos son solo algunos de los ejemplos que se pueden implementar en el sector Farma. Pero lógicamente hay muchos más dependiendo de las particularidades de cada emisor. Lo más importante es la esencia. El darnos cuenta que internet es una oportunidad y un desafío y no una losa a la que hay que estar por obligación y porque no queda más remedio.  

Deja tu comentario

Nombre
Email

Enviarme un email cuando alguien conteste a este tema.
Por favor, indica un email válido. Si no deseas recibir una alerta por email cuando alguien conteste a este tema desactiva la casilla superior.
Comentario:
Has introducido muy poco texto.

 Cambiar código
Introduce el código antispam que ves a la izquierda.
Código:
Introduce el código antispam que ves a la izquierda.




PMFARMA se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere fuera de tema, ofensivos o que atenten contra la integridad de personas físicas o jurídicas. PMFARMA no hace ningún uso de los datos facilitados en este formulario más que prestar el servicio de notificación de alerta.